lunes, 14 de febrero de 2011

CLEPTOMANÍA

 (Del gr. κλέπτειν, quitar, y manía). f. Propensión morbosa al hurto.

La etimología u origen del nombre de este trastorno psíquico proviene de la palabra griega κλεπτομανία compuesta por los términos: κλέπτειν -quitar- y μανία -obsesión-, la palabra compuesta en este caso se entiende entonces como: "obsesión de quitar o de hurtar".

 Fracaso recurrente en resistirse al impulso de robar objetos que quien sustrae no necesita ni le sirven para su uso personal, ni suelen tener un valor monetario considerable. El paciente experimenta una creciente sensación de tensión que precede al hurto, y que sólo desaparece perpetrándolo, la cleptomanía se clasifica como un desorden de la voluntad, o bien como un descontrol de impulsos.

Características de la cleptomanía

·        Realización de hurtos sin planificación previa.
·        Robar de forma repetida objetos que no poseen valor ni utilidad para el sujeto.
·        Sentimiento de presión que va en aumento mientras se hurta.
·        Sentimiento de alivio o relajación después de realizar el hurto.
·        Culpa o depresión ya que la persona es consciente de que su actividad es delictiva.

Tratamiento de la cleptomanía

El tratamiento para una persona cleptómana, y que el psicoterapeuta brinda al paciente, depende del origen de dicha patología, y que ha provocado su aparición (las causas principales).

En cualquier caso, existen una serie de terapias y de medicamentos que pueden ayudar a la persona a calmar la ansiedad que el sujeto pueda experimentar en dicho momento.

Aunque la psiquiatría considera la cleptomanía un trastorno en el control de impulsos, no se reconoce como atenuante legal en ciertos países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Bienvenidos!